29 de enero, Rosario por la vida en Sevilla

El próximo sábado 29 de enero a las 12 del mediodía volvemos a convocar el Rosario por la Vida, en desagravio por todas las leyes contrarias a la vida y dignidad humanas, y en petición de la total derogación de todas ellas. Además pediremos por la conversión de España y de sus gobernantes, así como por la unidad hispana.

Mantenemos el emplazamiento de la convocatoria en la Plaza del Triunfo de Sevilla, a los pies del Monumento a la Inmaculada Concepción, donde ya lo celebramos el pasado mes de diciembre.

Los carlistas seguimos y seguiremos manteniendo que las verdades no son sujeto de debate político, que la vida humana es sagrada y que tanto la vida como la dignidad de la persona es un bien a proteger no porque lo acuerden más o menos partidos o porque así se plasme en declaraciones, sino que esta sacralidad y dignidad son recibidas por el acto creador de Dios, que nos dota de un alma inmortal.

Os invitamos a todos a rezar juntos manifestando a su vez nuestro rechazo a todas las leyes contra la vida y la dignidad humana.

Nota: El poder político nos obliga a recordar en nuestra convocatoria que hay normativas covid que deben ser observadas.

Rosario por la vida el 18 de diciembre en Sevilla, Plaza del Triunfo

Cambios en la convocatoria del Rosario por la Vida para este mes de diciembre. Si habitualmente convocamos el último sábado del mes, al coincidir este mes con el Día de Navidad hemos preferido adelantarlo al sábado anterior, 18 de diciembre, Nuestra Señora de la Esperanza. Además, había previamente convocada una manifestación de sanitarios para ese día y esa hora en San Telmo, por lo que no era posible hacerlo en nuestro escenario habitual y por ello trasladamos la convocatoria a la Plaza del Triunfo, a los pies del Monumento a la Inmaculada Concepción.

Las intenciones de este rosario serán las acostumbradas: Desagravio por las leyes contrarias a la vida y dignidad humanas, petición por la total derogación de todas ellas, la conversión de España y de sus gobernantes y la unidad hispánica.

Os esperamos a todos el próximo sábado 18 de diciembre a las 12 del mediodía en la Plaza del Triunfo de Sevilla. Además de rezar juntos por tan necesarias intenciones aprovecharemos para desearos personalmente una muy Feliz y Santa Navidad.

A continuación del Rosario, y como actividad de formación de nuestros jóvenes, tendremos cine-forum en nuestro Círculo.

Rosario por la Vida el 27 de noviembre en Sevilla

El próximo sábado 27 de noviembre volvemos a convocar el Rosario por la Vida en Sevilla. Desde que iniciamos esta campaña hemos ofrecido estos rosarios tanto en desagravio por las leyes contrarias a la vida como en rogativa por su total abolición. Añadimos a estos las intenciones de la conversión de España y sus gobernantes (que llevaría a la desaparición de las leyes contrarias a la vida y dignidad humanas) y la de la unidad hispánica.

La cita será, como de costumbre, a las 12 del mediodía a la puerta del palacio de San Telmo. A la misma hora nuestros correligionarios lo celebrarán en Madrid a las puertas del Congreso.

30 de octubre: Rosario por la Vida

El próximo sábado 30 de octubre volvemos a convocar el Rosario por la Vida. Un mes más, rezamos por un lado en desagravio por las leyes contrarias a la vida y la dignidad humanas y por otro para pedir por la derogación absoluta de todas ellas.

La defensa de la vida y la dignidad humana está por encima de consensos, declaraciones y constituciones.

La defensa de la vida y la dignidad humana no puede basarse en el consenso ni el acuerdo político, sino en la defensa de la Verdad. El Hombre no es digno porque lo diga una declaración o una constitución sino por el acto creador de Dios y por tener un alma inmortal.

Sólo el Carlismo propone la derogación de TODA LEY que permita, ampare o induzca a acabar con la vida humana desde la concepción a la muerte natural.

Sólo el Carlismo declara que la manipulación genética o los tratamientos de cambio de sexo a voluntad son contrarios a la dignidad humana y por tanto deben prohibirse radicalmente.

Sólo el Carlismo considera que la llamada gestación subrogada es un acto contrario a la vida y a la dignidad de la persona y un atentado contra la vida naciente que debe ser prohibido y perseguido.

Sólo el Carlismo proclama que la Verdad no se negocia. Sólo el Carlismo defiende la Ley Natural como punto de partida de toda acción política.

La cita será, como de costumbre, a las 12 del mediodía en el Paseo de Roma de Sevilla, frente al Palacio de San Telmo.

Os pedimos difusión y asistencia.

Después del rosario, tendremos en el Círculo una breve charla de formación dirigida a nuestros jóvenes sobre la llamada agenda 2030, plan de ruta del mundialismo en la que están muy presentes todos estos ataques a la vida y dignidad de las personas.

Rosario por la Vida: Sevilla, junio 2021

Como cada último sábado de cada mes, el próximo 26 de junio volveremos a concentrarnos ante el Palacio de San Telmo de Sevilla para el rezo del Rosario por la Vida, en desagravio por las leyes contrarias a la vida y dignidad humanas (aborto, eutanasia, experimentación con embriones, cirujías de «cambio de sexo», reproducción artificial…) y pidiendo por su derogación total.

Estas materias no pueden ser objeto de debate político, pues están por encima del mismo. La dignidad humana no procede de del consenso, de la legislación ni de tratados internacionales. Toda persona tiene una dignidad que debe ser defendida en cuanto que es criatura de Dios dotada de un alma inmortal.

La cita, como es habitual, será a las doce del mediodía.

Acude y difunde.

Nota: Como es habitual, la subdelegación de gobierno nos advierte de que debemos cumplir medidas de distancia interpersonal y mascarilla individual durante el acto, amenazándonos con suspenderlo y sancionarnos en caso contrario. Por ello rogamos a los asistentes contemplen dichas normas.

Rosario por la Vida: 27 de marzo en Sevilla

El mes pasado iniciamos desde la CTC y el Círculo Carlista Virgen de los Reyes de Sevilla la campaña Rosario por la Vida, pidiendo por el fin de TODAS las legislaciones contrarias a la vida y la dignidad humana que impone el régimen liberal.

El próximo sábado 27 de marzo volveremos a unirnos en oración por esta intención. Será a las 12 del mediodía y de nuevo frente al Palacio de San Telmo.

Nuestra intención es mantener esta convocatoria los últimos sábados de cada mes. Os esperamos.

Rosario por la Vida, jueves 25 en Sevilla

Desde la Comunión Tradicionalista Carlista se han convocado los Rosarios por la Vida, en defensa del Ser Humano y oposición a las leyes contrarias a la vida y dignidad humana expelidas por el régimen liberal (aborto, eutanasia, manipulación de embriones, cambios de «género», etc.)

En Sevilla nos reuniremos el próximo jueves 25 de febrero a las 7 de la tarde en el Paseo de Roma, delante del Palacio de San Telmo, sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, para rezar el Santo Rosario.

Convocatoria Rosario por la Vida en Sevilla, 25 de febrero.

Nota importante: La delegación de gobierno nos ha denegado la convocatoria como acto público, por tanto desde el Círculo Carlista Virgen de los Reyes llamamos a quien nos quiera acompañar a hacer grupos para el rezo del Santo Rosario no mayores a veinte personas, contemplando las medidas de seguridad, higiene y distancia impuestas por la autoridad política.

Acompañamos el Manifiesto redactado por la Secretaría General de la Comunión Tradicionalista Carlista.

MANIFIESTO EN DEFENSA DEL SER HUMANO

La dignidad humana se funda en ser el hombre la única criatura creada por Dios a imagen y semejanza suya; y luego en haber sido reconciliado con Dios por medio de la muerte en Cruz de Nuestro Señor Jesucristo.

Buscar la dignidad de ser humano en escuelas filosóficas supuestamente humanitarias, o en ideologías políticas mentirosamente «democráticas», o en la ciencia, llevan al hombre a un callejón sin salida en el que acaba siendo imposible la defensa de su propia dignidad.

La experiencia nos demuestra esta realidad, pues supuestamente en todos los países occidentales rigen la mal llamada «Declaración Universal de los Derechos Humanos» aprobada en París el 10 de diciembre de 1948. Y entre estos supuestos Derechos Humanos se encuentra su propia dignidad, según establece el artículo 1 de tal declaración. Y sin embargo, en todos estos países se ha ido estableciendo progresivamente el aborto provocado, la fecundación artificial, la eutanasia y los tratamientos e intervenciones mutiladoras para conseguir, supuestamente, el cambio de sexo.

Si se ha llegado a legalizar estos actos aberrantes aun estando en vigor el citado artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos es porque en efecto las declaraciones políticas y/o jurídicas que no tienen su fundamento en el derecho natural no hacen más que fundar supuestos derechos que no son más que quimeras y monstruos que acaban por devorar al ser humano, a aquel que dicen querer proteger.

Su Santidad Pío XII se negó a suscribir esta Declaración de supuestos derechos humanos por cuanto sabía que, en efecto, es perverso construir un ordenamiento social, político y jurídico al margen de la ley moral escrita por el Creador en los corazones de los hombres: el derecho natural.

Los Carlistas sabemos que la moral y el derecho tienen un carácter propio que es preciso salvaguardar; expresan el orden de la conciencia y el de la ley, y las relaciones, a que obedecen, prohíben tanto separarlos como confundirlos plenamente. Y sabemos que entender que el derecho natural, por el mero hecho de serlo, no reivindica su positivación es una consecuencia de la radical separación entre moral y derecho, dogma esencial del positivismo, que es el mal que hoy sufrimos, y que vuelve sus armas contra el ser humano.

Hoy para nuestros políticos y legisladores la Ley ya no es la «ordenación de la razón al bien común, promulgada por quien tiene al cuidado de la comunidad». Para nuestros políticos y legisladores la ley no es más que un acto de voluntad al margen de la razón y del bien común; un acto que solo necesita del número (la mayoría de un parlamento) para ser aprobada.

Por eso los Carlistas llamamos a todos los hombres de buena voluntad a luchar contra este estado de cosas. A luchar de verdad y desde los principios contra el aborto, contra la eutanasia, contra la manipulación genética y contra la ideología de género. Para ello hemos de recordar, a tiempo y a destiempo:

  • Que el hombre está dotado de su dignidad por el acto creador de Dios, que es el único origen de la dignidad del hombre. Buscar el origen de la dignidad en cualquier otro fundamento acaba en el callejón moral en el que nos encontramos.
  • Que el hombre está dotado de un alma inmortal, y que su objeto en esta vida es honrar y alabar a Dios, y buscar la vida eterna. Y que la Ley debe facilitar la consecución de estos fines, no estorbarlos.
  • Que la Ley no es ley, sino simple apariencia de Ley, cuando no respeta el derecho natural ni busca el bien común.
  • Que al no ser leyes sino apariencia de leyes, estas que hacen pasar por derechos el aborto provocado, la eutanasia, la manipulación genética, y todas las enormidades de la ideología de género; es nuestro deber oponernos a ellas, e incluso desobedecerlas.
  • Y finalmente, que no acabaremos con estos crímenes “tolerados” por el poder mientras no fundamentemos la sociedad en la seguridad de que la Verdad existe, y que es reconocible por el solo ejercicio de la razón humana. Y que esta Verdad a la que el hombre de buena voluntad puede acceder por el solo camino del uso de su razón (sin necesidad de revelación divina ninguna) es que Dios existe, y que ha establecido una serie de leyes naturales que deben ser respetadas.

Hoy por hoy, estas verdades de catecismo que acabamos de resumir solo pueden ser defendidas por el Carlismo. Pues hay otros grupos humanos que son provida, pero se empeñan en defender la vida dando por buenos los fundamentos supuestamente democráticos que nos traído hasta aquí. Eso es un error, pues creer que se puede defender la dignidad humana intentando alcanzar una mayoría de la población contraria al aborto, o a la eutanasia, o a ideología de género es un error. Y es un error porque la justicia de una norma no está en relación con el número de personas que la apoyen, sino en razón al reconocimiento que la ley haga de la ley natural. Reconocer que la Ley es Ley porque la apoye la mayoría, es mantener el estado actual de cosas, que se funda, precisamente, en la perversión del sentido de la justo y lo injusto, de la ley y del orden.