Ladramos, luego cabalgan

No, no me he equivocado en el título. Nosotros nos quejamos, criticamos, nos lamentamos, y vituperamos a toda la casta política que nos tiene secuestrada a España y deshaciéndola a marchas forzadas, es decir, nosotros nos limitamos a ladrar, pero los que cabalgan son ellos, ellos son los que hacen y deshacen y, llevan ya muchos años, demasiados, “mandando, disponiendo y gobernando” o peor, desgobernando. Sí ellos son los que cabalgan y nosotros ladramos, nos limitamos a ladrar y si no espabilamos cuando nos queramos dar cuenta, nos habremos quedado sin nuestra Patria, si es que no ha ocurrido ya.

Es hora de que los carlistas nos olvidemos de los lamentos y empecemos a actuar, es necesario comprometerse, y echar sobre nuestros hombros alguna responsabilidad, cada uno según su capacidad y circunstancia, el que sea simpatizante, que se afilie, y el afiliado que asuma alguna responsabilidad. Hay mucho trabajo por hacer, y poco tiempo que perder, no debemos de olvidar que destruir es fácil y rápido pero, construir es mucho más trabajoso y más lento y se necesitan muchos brazos para ello. No podemos dejar “que lo haga otro”.

Necesitamos difundir nuestra doctrina y para eso tenemos la revista Ahora-información. El que no esté suscrito que lo haga y el que lo esté, que busque nuevos suscriptores. Y en cualquier caso que se difunda.

Necesitamos formar a nuestros futuros carlistas, -pelayos y margaritas- y para eso existe la Asociación Cruz de Borgoña. El que pueda ir de monitor que lo haga. El que tenga hijos en edad de ir que los envíe al campamento. Y en todo caso que colabore con dicha asociación.

Tenemos en la Liga Tradicionalista una enorme lista de asociaciones tradicionalistas en las que colaborar. El no lo esté haciendo ya, que lo haga.

Y el que ya esté trabajando por la Santa Causa que añada algo más de trabajo. Hay que ir más allá, –“Ultra eia”-. Pero que no se quede nadie con los brazos cruzados. Estos tiempos no son aptos para la molicie y el que no lo vea que abra de una vez los ojos.

Lo que uno no haga, se quedará sin hacer y después, los lamentos no servirán para nada y las críticas a los actuales “desgobernantes” serán palabras que se lleva el viento.

Es necesario, inexcusable que nos pongamos a cabalgar, es necesario que sean ellos los que empiecen a ladrarnos pues, eso será buena señal. Y por ahora no nos ladran, se limitan a silenciarnos pues, con eso les basta y les sobra.

Que llegue pronto el día en que podamos decir “Ladran, luego cabalgamos”. Será buena señal, una señal de esperanza.

Esperaindeo.

2 comentarios en “Ladramos, luego cabalgan

  1. Hola mozárabe.
    Supongo que te referías a los mensajes de spam en inglés que se habían colado. Ya están eliminados y repasando los filtros anti-spam para evitarlos.

Responder a El mecánico del blog Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *