La Religión y la tabla periódica de los elementos.

Cuando oía a alguien que se dice católico criticarnos a los carlistas porque “mezclamos la religión con la política”, me quedaba perplejo, no entendía y no me explicaba dicha crítica. Pero poco a poco he terminado pensando que siguiendo esa lógica de no mezclar la religión con la política, tampoco deberíamos bendecir la mesa antes de comer porque, eso es mezclar la religión y la gastronomía y, tampoco encomendar nuestra jornada laboral para, no mezclar trabajo y religión, ni mucho menos ofrecer nuestros sufrimiento por alguna enfermedad pues, no se debe mezclar sanidad con religión, ni nuestro descanso y nuestro ocio… y, así burla burlando, y en buena lógica, llegamos a la conclusión de que la religión, no se debe mezclar con nada, debería permanecer aislada, como un ente de razón, despegada por completo del acontecer humano de todos y cada uno de nosotros, como hacen los gases nobles.

Pero, por aquí me vino la duda: ¿No será que quienes esto defienden confunden la religión con los gases nobles? O a lo mejor, la religión está incluida en la tabla periódica y lo he olvidado. A fin de cuentas si nos fijamos, los gases nobles, a excepción del Helio tienen nombres que acaban en “on”, igual que religión: Neon, Argon, Kripton, Xenon y Radon, Quizá pensaba yo, que lo habría olvidado y la religión es un gas noble que no se mezcla con nada pero, lo consulté en mi tabla periódica y, allí no aparecía para nada la religión.

Lo que pasa, pensé, es que mi tabla periódica no está actualizada porque es la del Babor y ya se sabe: “hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, así que pensé consultar en las que usan mis hijos y, tampoco, allí no aparecía, pero no me di por vencido y busqué en Internet y allí, recibí el gran desengaño, no, mi teoría era errónea y he confirmado que la religión no es un gas noble y, que un católico la puede y debe mezclar con la política, con el trabajo, la enfermedad, el ocio y el estudio, con el sueño y la vigilia.

Y dicho esto es necesario aclarar que la palabra “mezclar” no es la más adecuada, no se trata de mezclar, sino de que la religión y sus enseñanzas morales iluminen el ámbito de lo temporal, lo político que vayan ambas –religión y política- de la mano pero sin confundirlas. Y mucho menos se trata de mezclar que eso es precisamente lo que se hace desde el sistema liberal que nos desgobierna pues, desde los diversos poderes del Estado se invade completamente ámbitos que pertenecen exclusivamente a lo prepolítico, como son, por ejemplo, asuntos como los del aborto o de la regulación de los matrimonios. Siempre nos dicen que “hay que dar a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”. Y es que, es eso precisamente lo que queremos, porque el César está arrebatando indiscriminadamente lo que hay que darle a Dios. Y después, ¡claro!, resulta que todo es del César y que todo hay que dárselo al César y a Dios hay que dejarlo recluido a la intimidad de la conciencia de cada uno. Y que nadie proteste, porque el que lo haga, “está mezclando religión y política”.

Así pues, son los que nos critican los que se equivocan y no es un error científico, no señor, es algo más difícil de solucionar. Lo que les pasa a esos católicos y, son muchos, es que están picados de liberalismo en mayor o menor medida, algunos lo saben y no les importa, hasta presumen de ello, -allá se lo hayan y con su pan se lo coman-, pero hay otros muchos que en realidad no lo saben y podemos y debemos hacérselo saber, muchos, permanecerán contumaces en el error, pero otros muchos quizá rectifiquen y cambien su crítica por un elogio y, ¿Por qué no? terminarán por unirse a nuestras filas. Todo es cuestión de exponer con claridad la incoherencia de ser católico y liberal.

Esperaindeo.

5 pensamientos en “La Religión y la tabla periódica de los elementos.

  1. Sí, claro, pero me gustaría que alguien me dijera, si lo sabe si lo que hacen es mezclar religión con política o todo lo contrario, porque yo con esa gente no me aclaro.
    Salve Trajano.

  2. Contrariamente a lo que afirma el señor barraycoa en el último numero de la revista verbo,a saber, que nos preparemos para vivir en las catacumbas(por cierto había un dicho en España cuando las cosas se ponían feas que era precisamente!Vamos a las catacumbas!)tenemos que decir los carlistas!viva Constantino¡.
    Lo demás es explícitamente democracia cristiana…

  3. Smc, creo que lo que quieres decir equivale a elegir voluntariamente el martirio. Pero, el martirio no se elige voluntariamente, no olvidemos que es un don de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *