No es el fin de E.T.A.

E.T.A. habla en precampaña electoral y ahora resulta que todos los políticos pugnan por haber sido los descubridores de la pólvora. Todos se congratulan de haber vencido al monstruo terrorista y todos tratan de apuntarse el tanto de ese “logro imposible” que tanta sangre española ha derramado desde hace cincuenta años. Todos se felicitan, todos se vanaglorian y todos se contemplan sus propios ombligos, brillantes y relucientes, desde que en la tarde del pasado jueves, la panda de criminales anunciase el “cese definitivo de su actividad armada”.

             Zapatero está que no cabe en el traje de pensar que gracias a él se ha vencido definitivamente a la banda terrorista. Seguramente pensará que Suárez, Calvo Sotelo, Felipe y Aznar son unos chiquichancas a su lado. Unos pobres hombres que no dieron con la tecla adecuada para cortarle la cabeza a la serpiente… Rubalcaba ha reconocido que en las últimas horas ha llorado mucho. No sé si será de pena porque aquél intento del G.A.L. le salió mal la otra vez; de rabia porque tan sólo por un mes, (el que va desde el 20 de Octubre al día de celebración de las elecciones), no va a poder apuntarse el “merecidísimo” tanto de haber reparado su fracaso en tiempos de Felipe ó de alegría porque sabe que no ganará las elecciones y le endiñará el muerto de la reconstrucción de España al incauto que las gane. Rajoy, (tibio, cándido y suavito donde los haya), ahora va y dice que el anuncio de E.T.A. se ha producido “sin ningún tipo de concesión política y gracias a la fortaleza del Estado de Derecho y la fe en la democracia de todos los españoles”. No se puede decir una sandez ausente de contenido, más grande. Mientras tanto, Aguirre, Iturgáiz, Aznar y Mayor Oreja, mordiéndose los labios y cogiéndose de los brazos por no darle una colleja bien dada y mandarlo para su casa. Buen ejemplo de cohesión en el partido… Los nacionalistas del P.N.V. hacen el paripé de aparentar una felicidad que no es tal porque, si fuese verdad que E.T.A. no existiera, se le acabaría su chollo nacionalista. En esto los nacionalistas catalanes han demostrado ser mucho más ladinos e inteligentes a lo largo de su historia. El “noble pueblo vasco”, paradójicamente, es tan noble que carece de la sofisticación desvergonzada catalanista. Y el Rey…, bueno vamos a dejar al Rey a un lado porque si no pinta nada para otras cosas, para ésta en cuestión pinta menos todavía. Que siga firmando leyes y decretos, que es lo que tiene que hacer y que se recupere de la rodilla.

            En medio de toda esta pantomima parafernálica de gozo y disfrute, los únicos que van a sacar rédito político al comunicado de E.T.A. son los propios etarras y su brazo político de BILDU. ¡Qué buenos son, Iñaki, vamos a votarlos porque lo que han hecho es un gran gesto por la paz!, dirá más de un incauto y noble vasco tomándose su café matutino. Y mientras tanto, las herrikotabernas (ó como se diga…), estarán echando humo en una fiesta constante que las bodas gitanas se van a quedar en pañales…

            No, hombre, no. Esto no es más que otro de los muchos cuentos chinos a los que esta panda de asesinos nos tiene acostumbrados y otra de las muchas “charlotadas mediáticas” con las que nos agasaja la clase política. “Sin concesiones políticas” dicen. ¿Y dónde queda la liberalización de De Juana Chaos? ¿Y dónde queda el acercamiento de los presos etarras a las provincias vascongadas? ¿Y dónde queda el “tupido velo” con que se ha tapado el Caso Faisán? ¿Y dónde queda la farsa de ilegalizar a Sortu para legalizar a Bildu? ¿Y dónde quedan las negociaciones de TODOS los gobiernos con E.T.A. a lo largo de estos cuarenta años? ¿Que no ha habido concesiones políticas?. Eso no se lo cree nadie en España, pero estas calcomanías de políticos se creen que el pueblo es una masa imbécil que se traga todas las imbecilidades con que nos tienen acostumbrados.

            E.T.A. anuncia el cese definitivo de su actividad armada, pero es que hace ya dos años que E.T.A. había dejado de atentar. Justo el tiempo en que el ejecutivo español se puso de rodillas ante ella. E.T.A. dejó de matar hace dos años, pero E.T.A. no ha muerto. Si de verdad fuese así, los que emitieron el comunicado deberían de haberse quitado la boina y la capucha, deberían de haber enseñado sus “caretos”, deberían de haberse identificado, haber puesto las pistolas encima de la mesa, haberse presentado en la Casa Cuartel más próxima de la Guardia Civil, haber facilitado la localización de todos y cada uno de los zulos donde guarda su armamento, haber entregado al Estado las cuentas bancarias donde guarda el dinero para mantener su infraestructura y haber pedido perdón de rodillas, ¡Sí, de rodillas!, a los familiares de los cerca de mil muertos que han dejado por el camino. Y detrás de los tres fantasmas del comunicado deberían de haber ido todos los demás, desde el primero hasta el último, incluidos los “cachorros” de la kaleborroka (o como se diga). Pero esto no ha sido así porque esto no ha acabado. Ni siquiera ha comenzado. Esto ha sido otra de las grandes mentiras de la “maravillosa democracia” que padecemos. Todos tan contentos y tan felices y Otegui mientras tanto, (en la cárcel por poco tiempo), partido de la risa de ver la “madurez democrática del Estado de Derecho español”. Esto no es más que una maniobra política y electoralista, y si no, al tiempo…

 

                              Manuel Nieto de Nevares.       

Etiquetas: , , ,

5 respuestas a "No es el fin de E.T.A."

  • MDF dice:
  • TRAJANO dice:
  • kukurutxo dice:
  • TRAJANO dice:
  • TRAJANO dice:
Dejar un comentario

Please leave these two fields as-is:

*